PRIMORDIAL

San Miguel Chapultepec, CDM
2019


Instalación en el Archivo Diseño y Arquitectura
Co-autoría: TANAT en colaboración con el fotógrafo Sergio López

Exposición compuesta por una serie de nueve esculturas realizadas en cantera, en recinto y en barro, cortadas con agua y ensambladas. Fotografías interiores, cenitales y panorámicas presentadas en cajas de luz

Hace ya varios años, el poeta chileno Nicanor Parra cuestionaba la modernidad con un poema titulado Soliloquio del Individuo;

“Mejor es tal vez que vuelva a ese valle, / A esa roca que me sirvió de hogar, / Y empiece a grabar de nuevo, / De atrás para adelante grabar / El mundo al revés. / Pero no: la vida no tiene sentido”, escribió el antipoeta.






Primordial coloca al ser humano dentro de la fragilidad que habita al presente moderno, en esta viciada relación antagonica y autodestructiva que tiene con la naturaleza, y de la que no logra liberarse. La crisis del presente abre nuevas posibilidades de contemplación, donde Primordial encuentra la luz que se genera a través del vacío, esa contemplación al paisaje derruido con el tiempo. La arquitectura funge como vehículo de la memoria: un mirador; una huella de sequedad; el espacio sustraído. El Lago de Chalco, el Volcán Xaltepec, El Valle del Monte Tláloc.





            No hemos conseguido convertir nuestra convivencia en un mecanismo armónico con las zonas naturales, y ahora nuestro presente está plagado de incertidumbre. La escasez es tan relativa como la sobreexplotación que ocasionamos. No hay escasez donde gobierna la mesura ni ilusión donde se antepone la apatía.
            El momento presente que se expone aquí es, curiosamente, nostálgico: porque su fragilidad nos remite a la dependencia que hemos generado hacia aquellos recursos que nos han sostenido con el paso de los años, y también porque, como Parra, lo primordial abraza lo primitivo y nos invita a volver a los espacios explotados, para encontrar, así, la belleza en la quietud de su deterioro y decadencia.