TANAT




es palabra y símbolo,
nutridos por lo que su práctica construye

trabaja entre la arquitectura,
el arte y la investigación,
    
plantea esquemas de pensamiento y
creación colectiva, e imagina formas de
resignificar símbolos éticos
   
en la relación del ser con su tiempo
con su contexto y consigo mismo.